RG Studio

Casa Sigel



Una casa que tiende a infinito.
Y es que en esta vivienda los grandes acristalamientos en la fachada que mira al jardín permiten desdibujar el límite interior-exterior, dando continuidad al salón con la terraza exterior y a la inversa. El acceso se configura en planta baja mediante un gran voladizo que recoge al usuario ya con el coche y le invita al interior. Éste, proyectado en planta baja en torno a un gran espacio de estar diáfano que genera un sinfín de posibilidades, ofrece vistas al jardín desde cualquier punto, ya que sólo tiene compartimentada la cocina y un conjunto de espacios servidores.
Por su parte, la planta superior cuenta con un dormitorio principal -con vestidor y baño integrados-, desde el cual se accede a un gran espacio aterrazado que genera el ya mencionado voladizo de entrada, así como otros tres dormitorios con baño integrado.
Igualmente, se genera otro espacio aterrazado simétrico al del dormitorio bajo el cual desaparece la piscina, quedando así cubierta en su mitad.
Geometría sencilla. Líneas rectas. La luz definiendo espacios infinitos.